15.12.09

La lectora sacando el boleto

foto: Lali


El amor a la lectura permite que el hombre


cambie los momentos monótonos de la vida por momentos de placer.

Charles de Montesquieu
(1689-1755), filósofo francés.


Subir a un colectivo en la hora pico puede ser comparable a hacer malabarismos en una cuerda floja. Mientras emboca las moneditas en la máquina, el vehículo arranca y frena alternadamente. Pero nada es suficiente para que la lectora se desprenda de la página. Una a una caen las monedas en la máquina y una a una continúan pasando las palabras de sus ojos a su mente, o a dondequiera que vayan una vez que están en su interior.


También en:
Los martes miento N 180 (revista virtual semanal)

4 comentarios:

Alexandre dijo...

Que gracinha!

agnese dijo...

felicitaciones!!!
muy lindos los posteos!

beso grande

Naiana Alberti dijo...

ah, que legal! adorei...vou estar por aqui sempre. beijos.

PM dijo...

Yo llego a hacer eso y termino con politraumatismo y hemorragias internas. Saludos, Anahi. La dejo leer tranquila.
Pablo