18.9.18

Dos videos


Leyendo Se durmió en Transpolar.



Leyendo Marea alta en Transpolar

11.9.18

Transpolar

Este sábado leo en Transpolar, en la querida librería Aquilea. ¡Nos vemos!


8.9.18

Bailarinas en Mégara


(Extraído del Instagram de Mégara).


"Si no hay disciplina, tanto en la danza como en la escritura, no pasás de un primer borrador." Así dice ella, Anahí Flores, y en el prólogo nos cuenta de la génesis de esta antología de relatos que tienen que ver con la danza clásica.
Mientras leía, pensaba en la vocación y el destino, en cómo se relacionan.
Y en esa frase de Maya Plisétskaya: "Tu carácter es tu destino."
Estos relatos tienen fuerza, son una invitación a entrar en un mundo, para algunos, desconocido.
Un mundo que va mucho más allá de la punta de las zapatillas de baile; porque, como bien dice Elvio Gandolfo: "escribir de ballet también es escribir sobre el mundo".
Un libro de Desde la gente, una editorial que sabe acercarnos a las cosas que nos rodean, pero de una manera peculiar, única, diferente.

6.9.18

Bailarinas - presentación

logo DLG.jpg                                                   


Presentan

“Escribir de ballet también es escribir sobre el mundo. Ocurre que eso, que es un arte, también tiene mucho de deporte de riesgo. Son cuentos de bailarinas, sí, pero también podrían ser, por la intensidad y la violencia, desplegada o reprimida, cuentos de boxeo”.
(Elvio E. Gandolfo)

El Miércoles 3 de octubre a las 19 hs
en el Centro Cultural de la Cooperación, Sala Pugliese
Corrientes 1543, CABA,
se presentará el libro “Bailarinas”, con la participación de  Anahí Flores (compiladora y autora),  José María Marcos, Laura Massolo,  Maumy González,  Fernanda García Curten,  Carolina Bruck, Ariel Bermani y Alejandra Kamiya. Y contaremos con la intervención de alumnas de la Profesora de Danzas Mariángeles Ale, de la Escuela Arte XXI.  

Entrada libre y gratuita




Agradecen su difusión:
Patricia Brañeiro 116160043 – Claudia Cacchione 1153878057

4.9.18

El lado oscuro del ballet

Comparto la reseña que Fernando Farías hizo para La palabra de Ezeiza.
Link a la nota original.
¡Infinitas gracias!


El lado oscuro del ballet


Reseña de la antología Bailarinas (Desde la Gente, 2018). Compilación y prólogo: Anahí Flores. Escribe: Fernando Farías para La Palabra de Ezeiza



Luego de “Luke, yo soy tu padre”, la segunda frase más famosa de Star Wars es “Unite al lado oscuro”. Lo que nos ofrece, justamente, la flamante antología Bailarinas (Desde la Gente, 2018) es espiar en las relaciones que se entretejen en el costado menos luminoso del ballet. Compilada por Anahí Flores, contiene los cuentos “Qué picardía” (Carolina Bruck), “Libélula“ (Maumy González), “Estamos en diez” (Sebastián Grimberg), “No sin cariño (Anahí Flores), “Telón” (José María Marcos), “Una melodía de Chaikovski” (Laura Massolo), “Podridas raíces” (Francisco Moulia), “Vida de Sara en tres movimientos” (Alejandra Kamiya), “La escuela de danzas” (Ariel Bermani) y “Plaza Britania” (Fernanda García Curten).
La contratapa pertenece a Elvio Gandolfo, quien nos advierte que el ballet es un arte pero “también tiene mucho de deporte de riesgo” y agrega que estos cuentos son “de bailarinas, sí, pero también podrían ser, por la intensidad y la violencia, desplegada o reprimida, cuentos de boxeo”. En el prólogo, Anahí Flores, exbailarina, cuenta que concibió la idea del libro conversando con Fernanda García Curten (otra exbailarina, que cierra la selección de cuentos), e invita al lector a “asomarse a los entretelones sombríos de un mundo que, por lo general, asociamos con la disciplina y la belleza”.
Adentrándonos en los textos las expectativas anunciadas se confirman rápidamente y encontramos un leitmotiv umbrío que atraviesa la propuesta. Aparecen la nostalgia, la envidia, los celos, la falta de códigos, los daños irreversibles (tanto corporales como psicológicos) y otros condimentos que crean un caldo de cultivo trágico donde todo lo que puede salir mal sale peor.
El ballet se presenta como un universo rígido, severo, lleno de tensiones latentes que explotan en los momentos menos pensados. Abundan madres intransigentes, bailarines rockstar, rezos impíos, la obsesión más cruel, maestras dictatoriales, la eterna persecución de lo que pudo ser y no fue, una sexualidad desplazada, secretos depravados, odios que matan.
El volumen encuentra su unidad en la multiplicidad de voces que recrean las tinieblas de manera inspirada, mostrando perturbaciones dignas de una película de Lars von Trier. El lector se transforma en un espectador de lujo que espía a través de la cerradura en un teatro donde hasta la inocencia más pura puede trocar en perversión. Tal vez sea porque, en una sociedad que reclama esfuerzos sobrehumanos y que nos desentendamos de la suerte de los demás, la competencia por el primer lugar exige pagar un precio demasiado alto.