7.7.20

Taller para las vacaciones de invierno

¿Planes para las vacaciones de invierno? Te invito a leer a estos buenos muchachos. (El taller es por mail, de lectura y escritura).

Si querés más info o reservar tu lugar, mandame mail (mejor eso que dejar mensajes acá, ya que facebook no siempre me avisa de las notificaciones.

Escribime a: anahiflores.org@gmail.com

Y gracias, desde ya, por compartir esta imagen con tus contactos: no hay nada mejor cuando la gente llega a través de amigos.


30.6.20

Taller de cuento

En el taller de cuento anual que empezó en marzo y va hasta diciembre, las próximas cuatro clases leeremos a estos cuatro autores contemporáneos. Un cuento de cada uno. ¿Querés sumarte? 

Mandame un mail y te cuento más: anahiflores.org@gmail.com





26.5.20

Entrevista a Lamberti en La Balandra


Y justo cuando empezó la cuarentena estábamos por encontrarnos con Lamberti para hacer una entrevista para la Fundación La Balandra
En su momento (era mediados de marzo), nos planteamos si lo resolvíamos por skype o si esperábamos un par de semanas y la hacíamos en persona. Decidimos hacerla por skype nomás, por suerte. 
Bueno, ya puede leerse completa en el site de La Balandra, por aquí.

en plena charla, por skype

21.5.20

Sin embalar en El país de la bruma

Comparto reseña de mi poemario Sin embalar, en El país de la bruma.

Link a la entrada original, acá.


Anahí Flores (2019). Sin embalar. Buenos Aires: Colección Lunática, Kintsugi Editora.
Cuando uno se muda, según los expertos, atraviesa una de las experiencias más estresantes de la vida. Pero si sos poeta, como Anahí Flores, podés recoger de cada pequeña crisis una oportunidad para descubrir algo: la vista desde la ventana de la nueva cocina, la música que llega desde el departamento vecino, los extraños laberintos de la noche y sus sombras, los ruidos, los espacios asignados para los muebles viejos, los rincones y sus bichos.

Durante el poemario Sin embalar, la poeta nos lleva por el derrotero que se inicia en el momento de la mudanza misma, en que el coro de seres queridos asume una nota diferente y propia en la sinfonía del movimiento de desarmar un espacio y armar otro, mientras “Yo flotaba / y pasaba a través / de los objetos”; y continúa, luego, en esa especie de limbo, en el que se duerme y cuando despierta no recuerda bien en qué casa está, si en la anterior o en la nueva, o en qué sombra estará oculto el mueble en el trayecto de la cama al baño en el medio de la noche. “Me despierto / se superponen los planos de las casas, / ¿hacia dónde queda el cuarto de mi hija? / Parpadeo y nada: / ni sombras ni recuerdos”. Estas inseguridades cotidianas se ven magnificadas por la lente del detalle y la novedad, que se puede encontrar en una mancha de humedad, en la ducha, o en el rincón de las plantas. “Giro las dos macetas, sin alejarlas. / Las hojas quedan apuntando / en otras direcciones. / Más tarde, vuelvo a ellas. / Se han reorientado, solas. / Las hojas de la que llegó ayer / se meten, de nuevo, / entre los tallos de la otra”. Una simbiosis de lo viejo con lo nuevo, la adaptación de seres vivos reubicados en otro hábitat, el confuso borrón de las emociones encontradas por lo perdido, lo que dejamos atrás, ante el descubrimiento de lo que ingresa en nuestras vidas cuando abrimos otra puerta.
Anahí Flores nos ofrece un poemario lleno de lirismo en sus imágenes y sutilezas, pero también narrativo en la fórmula que cifra cada texto entre la escena inicial y el desenlace. También tenemos personajes que hilvanan la trama invisible entre los poemas. La madre y la hija son una constante. Hacen evidente el lazo que une, no sólo el vínculo entre ellas, sino esos pasos en la noche, esas voces que interrumpen el silencio de los espacios aún extraños para ambas, la presencia humana entre los objetos que las rodean; en definitiva, que une los poemas y les da la coherencia del conjunto, más allá de la temática de la mudanza, que algunos de ellos apenas rozan. Podríamos decir, incluso, que un grupo muy selecto de estos textos, titulados “Un coro”, “Alfileres en el aire”, “Las columnas”, “Cáscara”, “De reojo”, “Abandonar” y “Piojos”, forman un grupo de microficciones en verso. Los lectores dirán si me equivoco... En ellos encuentro los ingredientes más fundamentales del género: esas pequeñas epifanías que se suceden pero, en rigor, suceden en simultáneo.
En lo cotidiano, en la irrupción de lo cotidiano, en el paréntesis entre la cáscara vacía de la casa abandonada y el nido que se intenta construir, Anahí Flores nos deja las impresiones necesarias, por vitales, para sentirnos frágiles y fuertes, rutinarios pero aventureros, habitantes habitados de los espacios que nos atraviesan y que atravesamos.

12.5.20

Láctea - lectura

Un pequeño fragmento de Láctea, que forma parte de Criaturas (Edit Alto Pogo).

28.4.20

Criaturas viene con sorpresa

Si comprás Criaturas en estos días de cuarentena o cualquier libro del catálogo de Alto Pogo a través de las redes de la editorial o de la librería de La Coop, viene con regalo sorpresa.





21.4.20

China Mieville y M. John Harrison - Taller de mayo

El taller que doy todos los meses en mi casa, ahora funciona a distancia (como todos mis demás talleres: por mail). Para el mes de mayo, vamos a leer a dos grandes autores. ¿Ya conocen a China Mieville y a M. John Harrison? 
Del primero, les recomiendo el libro que el año pasado editó Ediciones Ayarmanot, y del segundo Preparativos para el viaje, recientemente reeditado por Interzona
En el taller vamos comentar algunos aspectos de un cuento de cada uno de ellos y, luego, a escribir (habrá una pequeña devolución a los textos escritos dentro del marco del taller).

Info y reservas: anahiflores.org@gmail.com