7.12.10

La lectora en el supermercado

No era más una chica con un libro:
era una mujer con su amante.
Clarice Lispector
(1920-1977), escritora ucraniana-brasileña.
La lectura, a veces, no se da de forma monogámica. En determinadas ocasiones, ella tuvo que mezclar dos textos diferentes y conformarse con la superposición.
Arvejas, lentejas, garbanzos, arroz, tahine, aceitunas negras griegas.
Sólo ella sabe qué personaje la retiene de aquel lado del papel. Mientras tanto, de este lado, una de sus manos elige los productos de los estantes y va llenando el carrito. La otra mano mantiene el libro firme y elevado.
Galletitas dulces, galletitas de agua, café, yerba mate, mermelada de frambuesa.
Sus ojos se debaten entre los estantes y las páginas.
Papel higiénico, desodorante de ambiente, papel de cocina, pañuelitos.
Pero tal vez el personaje que está dentro del libro, al que suponemos hombre, se da cuenta de que la lectora hoy no está tan atenta a sus pasos.
Berenjenas, zapallitos, calabaza, cebolla, batatas, repollitos de bruselas.
Y algo debe decirle, porque ella se detiene en seco, rodeada de frutas, y de un momento a otro la perdemos de vista.
Un kilo de manzanas, uno y medio de bananas, tres cuartos de frutillas, ver si las peras están lindas.
No sabemos si ya está en la fila de la caja, esperando para irse a casa y seguir su lectura en la intimidad, o si el personaje, cansado de estar relegado al segundo plano, la llevó con él hacia su mundo, logrando que ella abandonara el changuito con todas sus compras en algún rincón del supermercado.
Tapas para empanadas, aceite de oliva, pimienta calabresa, curry bien picante.
Los martes miento N 217 (revista virtual semanal)

7 comentarios:

vero mariani dijo...

anaaaaaaaaaaaaaa que genial quedó!!!! el texto te lleva, posta! es impecable!!!!! gracias por hacerme parte :) estuvo buenísimoooooooooo!

beso enormeee!

Javier Alemanno dijo...

Pero qué linda está La lectora en el supermercado! Hasta podría enamorarme :)

La lectora dijo...

vero querida: qué bueno que el texto lleve, ¡misión cumplida entonces! Gracias a vos, por la foto (sin foto no hay post).

Javier: queridísimo, creo que ese es el mejor piropo que podías decirme, ¡gracias!

Los Escritos Vuelan dijo...

me encantan las proezas de la lectora en el supermercado! hermosas fotos!

La lectora dijo...

Los escritos vuelan: ¡gracias!

Un amigo del que no diremos el nombre (Eric) dijo, al ver a la lectora en el supermercado "Sos un peligro. ¡No quiero ni pensar cuanto sumó la cuenta si cuando cargás el carrito en el super estás pensando en otra cosa!"

La Vida en Rojo dijo...

Me encantó el texto!!!!
Me imaginé a los personajes de mis libros reclamando mi atención :)

David dijo...

Para todos los que amamos la literatura, sabemos que cualquier lugar es el sitio ideal para poder leer una buena novela. En mi caso disfruto de pedir comida al delivery
belgrano
y quedarme en la noche leyendo en caso con musica de fondo