4.3.14

Conversación entre lectoras, en el blog de Casa de Letras

(link al post original en el blog de Casa de Letras)
Anahí Flores es egresada del programa formativo en escritura narrativa de Casa de Letras. Desde hace algunos años, lleva adelante el blog La lectora en la ciudadDaniela Azulay es alumna de la Escuela de Escritura Online de Casa de Letras y autora del blog Escenas Lectoras. A continuación, el encuentro entre ambas.
Por Anahí Flores
Hola Daniela. Veo que tenemos algo en común: nos gusta el momento de la lectura. Tanto en forma estética (se nota en la presencia de fotos) como en las ganas de relatar la escena. Lo que pasa mientras uno lee.
Contame de dónde surgió tu idea del blog Escenas Lectoras.
Este blog es una construcción basada en preguntas. Algo sostiene la lectura en cualquier parte. Hay una pulsión en el leer que me da ganas de atrapar.
#EscenasLectoras surge a partir de la unión de pasiones. Lectura, escritura, fotografía y promoción de la lectura. Pensar la lectura. Ver gente leyendo e imaginar la trama: ¿qué y cómo alguien lee?, ¿lee en el bar, en un banco de plaza, en la escuela, en una biblioteca, en el subte?, ¿observa a su alrededor, o está totalmente dentro del libro?, ¿cuál es la actitud del cuerpo del que lee? ¿Saborea cada línea o corre, no para, quiere llegar al final? Pensando en los tres modos que describe Barthes en Sobre la lectura, tal vez sea de esas lecturas que invitan a la escritura. ¿Quién puede saberlo?
Las primeras fotos que tengo en la cabeza son de una lectora sentada en la fuente de la calle Arroyo, esa por la que la Lectora pasea leyendo.
lalectora
(Click sobre la imagen para acceder al posteo original)
Una frase de ese post me hizo pensar en el mirar. Esto de andar tanto la ciudad, que también la puedo recorrer con los ojos abiertos, capturando lectores. O leyendo y escribiendo. Es conocerla tanto que uno puede abrir más los ojos, y mirar otras cosas.
La idea es ver qué lecturas circulan, cuáles se quedan, cuáles nunca se fueron, sin juzgar. Si me divierten las estadísticas, ver qué libros se repiten, cuáles aparecen de un modo abrumador,  las coincidencias, y la promoción de la lectura. Una suerte de promoción al paso.
Lo tuyo tiene mucho de diario personal y de voyeur. Me intriga saber si cuando sacás las fotos tratás de ser disimulada, o si sos evidente.
Disimulada ciento por ciento. Camino por los días, por los adentros y por el afuera descubriendo lectores. En mi casa y en mis múltiples trabajos también. Juego con el celular. El disparo siempre es silencioso. Incluso cuando los lectores saben que estoy allí sacando fotos, como a veces ocurre en algún taller.
Eso me pareció interesante en el diálogo entre los blogs, en ambos están fuertemente presente la lectura, los libros, y la fotografía. Pero en éste siempre son fotos celular o cámara en mano. Un disparo y a partir de allí surge la historia, en imágenes y palabras. No hay fotos pensadas o producidas para acompañar un relato que se quiere contar, sino que la escena propone el relato. Me gusta ese contraste, la conversación que provoca.
A veces las descubro rápido, otras sigo una pista. A veces las provoco. Y siempre quiero más. No pregunto ni pido permiso, pero eso sí, si alguien no quiere estar en el blog, no tiene más que pedirme salir de escena.
Al decir de de Certeau, el lector es un cazador furtivo, que navega entre mares que no ha escrito. Y yo los cazo con un click.
Más que diario personal, es un registro, con relatos. Un observatorio de la  lectura. Los lectores leen  parados, caminando, en un bar, en el auto, en un sillón, en la calle… A veces llevan el libro pero no lo leen.
Al fin del día, de la semana, la lista de libros y autores es larguísima. Se arma un mapa, un recorrido lector social. Y esas escenas circulan, se leen, se multiplican en un sinfín. La sensación es la de sacar una radiografía de la lectura en un tiempo y espacio determinado.
Seguro que tenés alguna anécdota divertida de tu cacería de imágenes.
Hay varias, sí. Nunca un lector me descubrió infraganti, pero una vez, en el subte, una adolescente que iba con su mamá, le dijo: “Mamá, esa señora saca fotos de la gente que lee:”
Otra anécdota que tal vez sea una respuesta a la pregunta anterior. Estaba en un bar de Villa Crespo, en una reunión de trabajo, y de pronto veo a un señor que lee el diario. Le saco una foto, sigo reunida, el señor cambia de mesa, le saco otra foto. Y esto vuelve a pasar. Cuando tuiteo una de esas escenas lectoras, me responden: ¡Es Max Berliner! No me había dado cuenta. En ese momento sólo vi un lector y su derrotero.
Y la más tremenda, la más conmovedora, la del 16 de septiembre de 2013. Me subo al subte en Once, luego de estar hablando en la biblioteca sobre el golpe de estado, los desaparecidos, de la noche de los lápices… Ese día, me encuentro un lector del Nunca más.
Tu serie de fotos es una colección. Sos una coleccionista de momentos. Quisiera ver las tres imágenes favoritas de tu colección, y tal vez unas palabras sobre cada una.
¡Qué difícil! Es una compulsión, o varias: la lectura, coleccionar escenas, las escenas que se van, porque no llego a atraparlas. Pero voy a tratar de elegir…
El abuelo que saltó por la ventana y se largó. Me tentó tanto el título que me lo compré para el Kindle ni bien me bajé del subte. Luego lo leímos por entregas en uno de los Seminarios de formación en Promoción de la lectura:Pasen y lean
escenaslectoras
(Click sobre la imagen para acceder al posteo original)
Espiar por la ventana de la biblioteca. Esta escena me encanta por lo nueva que siempre es, y al mismo tiempo siempre se repite, es cotidiana. 
BGABGT-CMAA9jL0
(Click sobre la imagen para acceder al posteo original)
Si no veo, ¿me ven? La lectora con anteojos negros que leía las 50 sombras de Grey.
escenaslectoras2
(Click sobre la imagen para acceder al posteo original)
Leer al futuro, de las escenas que me llegan, en donde una nena le lee a la panza de su mamá. 
escenaslectoras3
(Click sobre la imagen para acceder al posteo original)
Coincidencias. 37 años. Nunca más. Un hallazgo en el momento justo.
escenaslectoras4
(Click sobre la imagen para acceder al posteo original)
No pude tres, van cinco, y una de yapa, la de mis lectores.
escenaslectoras5
(Click sobre la imagen para acceder al posteo original)
En La lectora en la ciudad  me pasó que, con el tiempo, los lectores del blog (algunos conocidos míos, otros, no) empezaron a enviarme material (tanto fotos como textos que ellos producían al estilo de mi blog). ¿Qué intercambio surgió con los lectores de tu blog?
Algo que se generó con el blog es el fluir de escenas lectoras. Son  las escenas que llegan. Por mail, por Twitter y por Facebook  recibo escenas lectoras. Y los vínculos que generan. De pensar en la lectura, en sacar fotos de gente leyendo y mandármelas…  También con los amigos. Una amiga me llama y dice: Uy, no sabés las escenas que tengo para vos, que te saqué especialmente. O, “no sabés la lectora que me perdí hoy”, o “Sí escuchás el audio de esta imagen te morís”.
Me encanta cuando me llegan escenas, y cómo se van perfeccionando los envíos. (Qué, cómo, dónde se leía…)  Me gusta este hacer propio, con otros. Que suceda el intercambio.
No doy abasto a incluir todas, pero lo intento. La cantidad de escenas lectoras, entre las propias, y las que llegan, supera y mucho, por suerte, las publicaciones que logro hacer en el blog.
Y una novedad: las  bibliotecas, privadas, públicas, semipúblicas. Son grandes generadoras de escenas lectoras. En estos días voy a publicar la primera, pero tengo varias en la galera. Y un desafío pendiente: días fijos para publicar.

2 comentarios:

Liliana Schwab dijo...

Qué lindo cruce, Lectora, vos siempre tan atenta y generosa. Me encantó el blog al que te referís y la experiencia de vida. ¿Qué mundos se esconden detrás del que lee? Ese es el misterio.
Besos.

La lectora dijo...

Gracias, Liliana, la atenta y generosa sos vos, que siempre andás por ahí leyendo el blog. Es bueno escribir sabiendo que hay lectoras como vos :-)