31.12.13

La lectora a fin de año


foto: auto-foto


La lectora nunca imaginó que fuera a decir esto, pero es posible que prefiera leer menos libros. El cambio no estaría en el tiempo invertido: quien la vea va a decir “pero si esta chica sigue leyendo tanto como antes”. Lo que piensa la lectora es en tener menos cantidad de libros a su alcance y releerlos tantas veces como le den ganas. Porque se dio cuenta de que mañana empieza un nuevo año y ya no recuerda qué leyó en 2013, en cuál libro estaba aquel personaje que hoy extraña, dónde transcurría cada novela, si esos cuentos que le habían dejado olor a jazmines en las manos eran de este o de aquel autor. Los libros se funden en su memoria, y también en la biblioteca, donde es un milagro que aún entren.

5 comentarios:

Horacio González dijo...

Como siempre digo: No soy buen lector; soy buen relector.

Eleonora Eberle dijo...

Hola, Lectora, acá va lo prometido:

http://razondelgusto.blogspot.com.ar/2014/01/cafe-literario-como-una-novela-daniel.html

Esta entrada va dedicada a vos. Espero que te guste, tiene mucho que ver con la inquietud de esta entrada.
Un abrazo y feliz 2014.

Malvona dijo...

¡Hermosos libros y hermosos empeines, lectora!

Nada más lindo que el reencuentro con un viejo texto que extrañamos.
¡Saludos y buen comienzo de año!

MC. dijo...

A veces pienso lo mismo, y tendría que ponerlo en práctica, pero siempre caigo en la tentación.

Ojalá lo consigas lectora, besos.

vero mariani dijo...

muy feliz año aniii :)