4.9.12

La lectora y la vuelta a la manzana




Hay muchas formas de hacer que un bebé se duerma. Una es llevarlo a pasear en cochecito. Pero ciertos bebés, fascinados por el mundo, después de cinco vueltas a la manzana siguen tan despiertos como al inicio o más. Qué hacer entonces. En principio, no confiar en postergar todo para “cuando el bebé se duerma”: tal vez no lo haga. La lectora podría dar la vuelta a la manzana con los ojos cerrados, de tantas vueltas que ya dio. Abre el libro y se deja llevar por el ritmo del cochecito para andar por las calles y por las páginas.

5 comentarios:

Gabriela Luzzi dijo...

Muy lindo! Besos!

Lau Gambale dijo...

Qué buena idea... la voy a poner en marcha porque para mi pequeña el mundo es una gran sorpresa y ni loca se pierde de mirar toooodo! Besos a Sofi y un abrazo gigante para vos!!!

Vanessa Alanís dijo...

el mundo tampoco quiere dormir cuando sofi pasa por encima de él, y agradece a la madre la constancia, una, dos, cinco vueltas. el mundo dice: gracias por la vida y gracias por las letras

( y la profe de sofi dice: gracias por las risas y los libros de yoga)

beso

Anahí Flores dijo...

Gabi: ¡gracias!

Lau: cuando pongas la idea en práctica, mandanos foto.

Vanessa: espero que disfrutes la lectura del librillo... ¡hasta el sábado!

Betina Z dijo...

Cuántos mundos acompañan a Sofi en su paseo! (aunque ella todavía no lo sepa). Lindas la hija y su madre, la lectora pertinaz.

Cariños