23.9.14

Poemas a medida para el día de la madre

Cualquier poesía interrumpe el estado habitual, la cotidianidad de la vida -similar en esto al sueño- con el fin de renovarnos, de mantener siempre vivo en nosotros 
el sentido de la vida
Novalis

Se acerca el día de la madre. Sí, falta un montón, pero está ahí nomás. Te invito a no dejar la elección del regalo para último momento y pensar en algo que la emocione. ¿Un electrodoméstico? ¿Un chal nuevo? ¿Otra vez un par de zapatos o una cartera?
Tengo otra idea: Regalarle un poema escrito especialmente para ella
Para eso, tenés que contarme un poco cómo es tu mamá (gustos, profesión, pasiones, tal vez alguna manía, edad, lo que creas que la identifica). Podemos incluir en el poema otros personajes (hijos, marido, mascota) o centrarnos sólo en ella. Cuanto antes lo encomiendes, mejor: como no me gusta sobrepasarme de pedidos para así poder darle la atención debida a cada poema, una vez que cubra las vacantes ya está.
Te comparto un ejemplo de poema. Ésta es Tamara, que no puede parar de viajar:

Tamara

Tamara se fue
a Gualeguaychú
pero ¡uf! al llegar
quiso irse a Perú.

Tamara tomó
un avión a Lima
y, aunque le gustó,
le tentó irse a China.

Es largo el camino
que lleva hasta Oriente.
Tamara se embarca
como tanta gente

pero, en el camino,
cambia de opinión,
y agarra un desvío
que lleva a Japón.

Nuevamente piensa
que no es lo ideal
y se escapa a Rusia,
A Grecia, a Kuwait.

No puede quedarse,
no sabe por qué.
Hormigas, Tamara,
tiene en ambos pies.

Presentación: el poema te lo entrego en una tarjeta personalizada que, además de en papel, te la paso en PDF para que puedas imprimirla cuantas veces quieras.

Importante: el poema será para siempre de tu mamá, ella será la musa, pero no puede ser comercializado sin previa autorización de la autora (o sea de mí).
Si querés que empecemos con el poema, entonces mandame un mail a anahiflores.org@gmail.com y ¡manos a la obra!


Hasta pronto,
Anahí

1 comentario:

Mientras Leo dijo...

Huy va, me has dejado de piedra.
De todos modos, nunca es mala la ocasión para regalar un poema a una madre.
El que has puesto es precioso
Besos