11.9.10

La lectora en compañía

Los libros irradian “algo”, un fluido que el lector percibe tanto como siente la presencia próxima y evidente del calor de la estufa.
Christian Ferrer
(1960), escritor chileno.

El banco de plaza parecía estar esperándola y ella, al encontrarlo, no se resistió. En el aire había aroma a jazmines. Era el primer día, después de los meses de frío, que vestía manga corta. Se sentó arropada en la tibieza de la tarde y abrió el libro particularmente gordo. Le pareció que el largo del libro tenía sentido, que para los últimos días del invierno nada mejor que una novela con muchas hojas para disfrutar al sol.
Estaba en la mitad de un capítulo cuando descubrió que ya no se encontraba sola, un hombre se había sentado en la otra punta del banco. También leía. Si bien le intrigó, no quiso despegar sus ojos de la página. Se limitó a saber que estaba acompañada.
Pero entonces pasó algo poco común: dieron vuelta la página al mismo tiempo y en idéntica velocidad y es sabido que cuando esa coincidencia ocurre entre dos extraños (siempre que se encuentren a menos de un metro de distancia uno del otro), las lecturas se invierten. Ambos cayeron, inesperadamente, en la historia del otro.
La lectora miró al hombre quien, al retribuirle la mirada, dejó entrever que algo inusual también ocurría con su libro. Espontáneamente y sin pronunciar palabra intercambiaron los ejemplares; sólo así cada uno pudo retomar su lectura. Más tarde, cuando el invierno reapareció junto con el atardecer, intercambiaron también sus números de teléfono antes de alejarse del banco.

22 comentarios:

Dana dijo...

qué lindo!

diosesargentino JULIANO dijo...

puede que como en el cuento de cortazar del pez, una unica mirada haya sido la causante de ese intercambio. qué magias acompañan los devenires de cada persona para que en un nstante todo pueda cambiar para los dos.saludos

La lectora dijo...

Dana: ¡gracias!

Dios: ¡sí, puede ser!

Si alguien se quedó curioso por el cuento de Corázar arriba mencionado, aquí dejamos un link donde encontrarlo. Excelente recomendación de lectura para éste o cualquier domingo: http://www.literatura.us/cortazar/axolotl.html

erica dijo...

que placer la lectura, y mucho más en buena compañía!!!!
Muy lindo.

erica dijo...

que placer la lectura, y mucho más en buena compañía!!!!
Muy lindo.

José 'Azucarero' García dijo...

Creo que la lectura compartida es uno de los mayores placeres.

Lamentablemente, son pocos los que piensan igual.

Saludos

J.

Marcela Calderón dijo...

¡Cuánta magia en esta entrada! Hermosa.

La lectora dijo...

Erica: sí, hasta el acto de leer, que podría parecer solitario, es más agradable en buena compañía.

José Azucarero García: Sí, ya sea en silencio o en voz alta. Bienvenido a la lectora, no te habíamos visto aún por aquí :-)

Marce: ¡gracias amiga ilustradora!

el dropi dijo...

Me gustó mucho. El texto es buenísimo (también me hizo pensar en Cortázar) y la foto es perfecta con los colores de fondo y la paloma en primer plano.
¡Bravo!

La lectora dijo...

Dropi: ¡Gracias! Parece que Cortázar se cuela por nuestro inconsciente al escribir... En estos días te vamos a enviar una sorpresa por mail (está en revisión en este momento).

Tuky dijo...

me en-can-tó!!!
me diste vuelta :)

besotes

Pablo Sansone dijo...

A veces es bueno levantar la vista del libro :)

jordim dijo...

Bonito texto, sugestivo blog.

La lectora dijo...

Tuky: ¡yupi!

Pablo: completamente.

Jordim: ¡gracias!

Lau Gambale dijo...

Me encantó Ana, y lindo remate!
Me dio ganas de agarrar algun cuento e irme a la plaza a leer...
....
y por qué no?
Abrazo!

Los Escritos Vuelan dijo...

Me encantó el intercambio... me dieron ganas de agarrar un libro gordo para despedir el invierno...

vero mariani dijo...

me encantó la foto, el momento, el relato y la plaza ;) no les jodió la música de la calesita mientras leían? jajajaajaj! son geniales chicos!!!! beso enorme!

Príncipe de ArroyoLuche dijo...

Gracias por tu visita en mi bitácora.
Me gusta tu blog, todas esas fotografías en las que sales con un libro en las manos.
Nos volvemos más atractivos cuando leemos, quizá porque parte de esa sabiduría, belleza o simple entretenimiento que tomamos con los ojos nos ilumina el rostro.

EL BUSCADOR DE ... dijo...

Este relato me sugiere la siguiente pregunta ¿los personajes de las novelas tienen también neuronas espejo?

La lectora dijo...

Lau: adelante, estos días son perfectos para leer en una plaza.

Los escritos vuelan: ¡sí! es verdad, en el texto hay algo de despedida del invierno.

Vero: sabés que la calecita estaba en completo silencio... o será que ni la escuchamos, jeje.

Príncipe de Arroyo Luche: lo voy a tomar como un piropo ¡gracias!

El buscador de...: no lo sé, habrá que averiguarlo...

lemonie dijo...

hola lectora!!me asombra la capacidad de encontrar tantas lectoras, tu imaginación para las situaciones de lectura no tiene límites, felicitaciones por el sitio que activa la imaginación de los que te espiamos

La lectora dijo...

Lemonie: ¡muchas gracias por pasar y por dejar el mensajito! Esperemos que así sea (lo de los límites de la imaginación). Un saludo de la lectora.