28.9.10

La lectora de sí misma

foto: Lali
Escribe, si puedes, cosas que sean tan improbables como un sueño,
tan absurdas como la luna de miel de un saltamontes
y tan verdaderas como el sencillo corazón de un niño.
Ernest Hemingway
(1899-1961), escritor estadounidense.

Puede ocurrir que, después de haber visitado una amiga repostera, al llegar a casa den ganas de preparar una torta. O que tras haber pasado una tarde en el estudio de un artista plástico, la mirada se agudice y surja la necesidad de hacer, del entorno, un lugar estético para estar.
Aquella tarde, después de haber recorrido todos los rincones de un libro, a ella le ocurrió algo similar, como si hubiera pasado horas junto al autor. No aguantó esperar hasta volver a casa y comenzó a escribir, sin parar, en su libreta, y a ser la primera lectora de sí misma.

También en:
Los martes miento N 207 (revista virtual semanal)

13 comentarios:

Los Escritos Vuelan dijo...

...lo sospechaba lectora!
Me hizo acordar a una frase que me divierte tanto como tu texto, de Oscar Wilde, "Jamás viajo sin mi diario. Siempre debería llevarse algo estupendo para leer en el tren."

Los Escritos Vuelan dijo...

...lo sospechaba lectora!
Me hizo acordar a una frase que me divierte tanto como tu texto, de Oscar Wilde, "Jamás viajo sin mi diario. Siempre debería llevarse algo estupendo para leer en el tren."

José A. García dijo...

¡Muy buena foto!

Y sobre lo escrito... Puede ocurrir, si. muchas veces nos inspiramos en lo mismo que leemos.

Saludos

J.

emmagunst dijo...

siguiendo el consejo de Ernest H. ya duermo con lápiz y papel muy a mano, porque me despiertan frases o diálogos rarísimos, entonces trato de abrir los ojos, encender la luz y escribir. Trato de no dejarme engañar por mi otra parte que me dice: "a la mañana te vas a acordar, no importa"...

La lectora dijo...

Los escritos vuelan: ¡sí! Tenemos esa frase en la lista de "frases para un día ser epígrafes de la lectora" ;)

José: nos alegra compartir la opinión.

Emmagunst: esa voz que dice "a la mañana te vas a acordar" debería ser muda, jeje.

Pablo dijo...

escribir para borrar

saludos anahí!

eslabon y pedernal dijo...

Otro día me gustaría ver a la lectora repostera!
Es todo tan bello que quiero más, quiero saber de donde es esa puerta, de donde surge ese epígrafe, que leía la lectora que fue tan inspirador y sobre todo que escribió la lectora en su libreta.
Beso

La lectora dijo...

Pablo: escribir para borrar recuerda a construir para destruir. En verdad, está buenísimo escribir y tratar de salvar algo, jeje. Un beso y gracias por haber pasado ;)

Eslabón y pedernal: no está nada mal lo de la lectora repostera... pero creo que se le quemaría la comida en el horno, porque se colgaría leyendo... ya nos ha pasado algo así, jaja.

Sandra dijo...

Que salga algo bueno de lo escrito! Ojalá no sea realismo, ni autoreferencial, como suele pasar.
Me gustan las frases cursi de escritores famosos.
Muy bueno lectora

Tuky dijo...

Que bueno cuando ocurre eso. Es como sentir que las palabras son una epidemia y una vez leídas el único remedio es escribir.

Me encantó la cita y la foto

Besosqueseleen

La lectora dijo...

Sandra: ¡nunca se sabe qué puede salir de un texto! Gracias por pasar por aquí.

Tucky: concuerdo, una buenísima epidemia ;)

Diego Ariel Vega dijo...

Ahí está Anahí, sumergida en su universo de letras, palabras, frases y oraciones. Ahí está, escondida, disfrazada de lectora, enfrascada en otra mágica aventura. Ahí está saltando entre párrafos, buceando en notas al pie, escalando índices, desmenuzando bibliografías. Ahí está, en cualquier lugar apostada, ya sea sentada, parada o acostada. Ahí está, caminando, corriendo, soñando o volando. Ahí está, como sea, pero siempre leyendo. Ahí está ensimismada en su mundo de hojas de papel, de cuadernos y señaladores. Ahí está solo armada con sus libros, siempre pronta, siempre dispuesta para la lectura. Ahí está a veces perdida, a veces ausente, pero siempre presente. Ahí está contagiando en su epopeya de ribetes majestuosos. Ahí, está, la lectora en la ciudad. Ahí esta, Anahí esta ahí.

La lectora dijo...

Diego: ¡qué lindo! gracias.
Se ve que te teletransportaste porque fue exactamente eso que estaba ocurriendo mientras vos escribías :-)